Esta osa pasó 20 años en una jaula. Su cuerpo quedó libre, pero su mente no

Secuela de un largo cautiverio, Ina sigue moviéndose dentro los límites de su antiguo encierro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *