Asaltan el bar y el hombre no para de comer (ni siquiera cuando lo roban a él)

Ocurrió en México. El “hombre de las alitas” demostró una increíble sangre fría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *